@Cristallini, un amigo de Dice and Tiles, diseñador de profesión y asiduo jugador de Magic: The Gathering, nos invito a probar su nueva adquisición: el juego de mesa Magic: The Gathering – Arena of the Planeswalker y esta es nuestra primera impresión.

Hace unos meses, cuando se anunció oficialmente el nombre y los componentes del juego, quedamos espectantes de conocer cómo se iba a reinterpretar la jugabilidad del famoso juego de cartas coleccionable en un juego de mesa. Magic: The Gathering ya lleva 22 años desde su lanzamiento el 5 de agosto de 1993 y ostenta el título de ser el primer referente en este tipo de juegos.

Primera impresión 8/10

Así, hoy pudimos conocer el juego, sentir su materialidad y experimentar su gameplay.

Como primera impresión, lo encontré muy bien. En escala de 1 a 10, mi juicio es un 8. No contemplo la relación valor/producto, ya que -como incialmente mencioné- nuestro amigo @Cristallini prestó su juego para nuestra experimentación y placer.

Materialidad

Desde su presentación donde la tapa de la caja deja una lado transparente para aprecierar el interior, hasta el detalle de las miniaturas, considerando también el gramaje del material así como la firmeza y plasticidad de los polímeros plásticos, el juego demuestra un buen estándar de calidad.

Reglas y Configuración inicial

El juego está en inglés y tiene fuerte dependencia con el idioma. Si bien las reglas no son extensas, el idioma les puede pasar una mala pasada a algunos. Sin embargo, hay videos en Youtube explicando reglas y ejemplificando partidas.

Configurar el escenario es simple y rápido. Las losetas de base, vienen en planchas con bordes irregulares que permiten un calce perfecto entre ellas. El manual incluye ilustraciones de cómo disponer el escenario para las diferentes situaciones de juego.

Nuestra mesa cuadrada tiene 90 cms, y estuvimos justos con el espacio necesario para la disposición de todos los elementos del juego.

Jugabilidad

Soy un fanático de los juegos tácticos. Supongo que el hecho de jugar ajedrez desde niño, así como el gusto por los desafíos y acertijos hace que tenga un cariño especial por sus mecánicas.

Tener un par de avatares que controlar y enfrentar, en un escenario “físico” donde se pueden desplazar, escalar, volar, caer y otras posibles acciones. Añadiendo a esto la capacidad de habilidades especiales pasivas y otras activables, determinadas por cartas que se obtienen aleatoriamente y finalmente un enfrentamiento muy simple en donde se lanzan dados equivalentes a un determinado valor, ya sea para atacar o defender, lo encuentro genial.

Si jugaste algún juego de rol, especialmente de la rama de Dungeons & Dragons, notarás gran familiaridad en la jugabilidad.

Finalmente, las reglas permiten que las mecánicas del juego fluyan perfectamente, ya que no dejan nada a conflicto y se abstraen ciertas mecánicas de juego como el de la “línea de visión” de un personaje.


El juego, a pesar de haber disfrutado una partida casi completa, no debiese extenderse más allá de 30 minutos. Es sumamente rápido. Tiene un gran potencial de sumar expansiones que amplien la cantidad de posibilidades de nuevas estrategias. Tiene mucha referencia a la esencia del juego de cartas, por lo cual recomiendo que todo jugador de Magic: The Gathering, sobre todo aquel que nunca tuvo oportunidad de jugar algún juego de rol o algún juego de mesa deba probar Magic: The Gathering – Arena of the Planeswalker. Pero por sobre todo, el juego es recomendable para cualquier grupo de 2 a 5 que quieran enfrentarse en un combate virtual, lleno de magia, efectos, invocaciones y trampas. ¡Juéguenlo!

  • Quién me lea, querrá matarme, pero en general los juegos de cartas coleccionables me gustan mucho, menos Magic. Pero aquí tenemos un tablerito y que cuando se trata de combates estratégicos, automáticamente se convierte en uno elemento de mi “wish list” <3

  • missmurlie

    yo destaco que para el precio que tiene las figuras son un horror, son de plastico y muy mal pintadas, por lo demas muy entretenido. Un warhammer simplificado.