Luego de cuatro años de espera, este fin de semana, los fanáticos del famoso juego Mitos y Leyendas, volvieron a enfrentarse en un mega torneo, en el que además se dio a conocer la nueva edición de cartas: “Furia”. El mega evento convocó a más de 500 jugadores y se realizó en las inmediaciones del Hotel Gran Palace, en pleno centro de Santiago. El campeón del evento fue Jonathan Lezcano, quien se llevó como premio un smart tv, un Play Station 4 y la colección completa de Furia.

Hace una semana se realizó la venta de tickets para este torneo, los cuales se agotaron rápidamente, llegando más de 2 mil aficionados a la instancia de compra.

El ganador del torneo, Jonathan Lezcano expresó su felicidad luego de obtener el primer lugar: “Me siento espectacular. Obviamente después de ganar un torneo de más de 500 personas me siento increíble. Fueron 12 horas jugando, pero me voy muy feliz con los premios”.

Para quienes participaron del torneo y no consiguieron consagrarse como el campeón, recibieron de igual forma un kit de juego que contiene: una polera de Mitos y Leyendas, un mazo, tres sobres de cartas, un set de 60 protectores, una tarjeta de rendimiento y una carta promocional.

Javier Jadue, Director de Mitos y Leyendas, manifestó: “Quiero aprovechar esta instancia frente a una generación que vibró, generó  lazos y ha sido leal hasta el día de hoy con el legado que comenzamos hace 14 años, para hacer un homenaje delante de sus fieles seguidores a la empresa de entretenimiento infantil y juvenil más trascendente en la historia de este país, la que marco 5 décadas con sus álbumes y luego con los juegos de estrategia. Una empresa 100% chilena”.

Furia, es el nombre de esta nueva edición, pero a la vez es una habilidad dentro del juego que entrega a los aliados  la posibilidad de atacar cuando entran en juego. Por lo tanto, este nombre es asociado por los jugadores a la velocidad, agresividad, diversión, proactividad, entre otros conceptos.

Esperemos que el juego permita que la comunidad de jugadores de cartas crezca y se vuelva a poner en valor el espacio para compartir, y el desarrollo de otro tipo de habilidades y capacidades.