Empezar en el mundo de los juegos de mesa, desde la perspectiva de la “creación”, y convertirlo en una actividad que te permita dedicarte permanentemente a esto implica, necesariamente, convertirlo en un negocio. El mercado de los juegos de mesa ha crecido muchísimo en los últimos años y queda todavía mucho terreno fértil, así que es esperable que surjan nuevas personas actuando en esta industria. Saber en qué lugar específico vas a entrar o qué nicho quieres llenar o hacer crecer es, incluso, más importante que tener esa excelente idea con la que te vas a ganar el spiel des jahres.

En lo que compete a esta columna hablaré de la industria de los juegos de mesa en Chile. Por supuesto otros países tienen otras formas de articular su industria y responde a que tienen mercados de mayor o menor escala al de acá. Mucha de la información que acá comparto proviene de mi observación de esta industria la última década, del estudio del funcionamiento de otras industrias (particularmente de EEUU) y, más valioso aún, de las conversaciones que hemos tenido al interior del grupo de Editoriales de Juegos de Mesa Asociadas, EJMA Chile.

Diseño de juego. En la base de toda la industria está la persona que diseña el juego de mesa. En otras industrias más grandes, el diseño de juego se licencia a una editorial, que veremos luego cuál es su parte en el proceso. Existe también la figura del “estudio de diseño” que son empresas que reúnen equipos dedicados al diseño de juego, de lo cual no conozco casos en Chile.

Editorial. Suele ser una empresa o fundación, aunque no es raro que sea una persona que decide autoeditar el único juego que ha hecho. La editorial es la encargada del desarrollo del juego. Esto implica tomar el diseño de juego y convertirlo en un producto de consumo. Algunos de los trabajos que debe hacer una editorial son: Ajustar el diseño de juego y adaptarlo a un tema, diseño industrial, diseño gráfico, arte, modelo de negocio, financiamiento y marketing. Editoriales grandes pueden a su vez licenciar juegos de editoriales pequeñas, de lo cual sí se han visto casos en Latinoamérica.

Producción/manufactura. Esta etapa comprende todo aquello necesario para convertir un conjunto de archivos digitales a una o más copias tangibles del juego y que pueden ser utilizados por una persona extraña y pasar un buen rato jugando. Acá hay de todo, desde lo estrictamente artesanal, pasando por la mediana escala en imprentas nacionales, hasta las grandes producciones en China y Alemania.

Distribución y venta. Dependiendo del modelo de negocio una editorial puede tomar diferentes caminos de distribución y venta. La forma de lograr estos procesos dependerá mucho de todos los anteriores que hemos mencionado.  Lo más frecuente es que la misma editorial venda directamente los juegos, aunque también están la venta por medio de tiendas y por medio de distribuidoras.

Men_Playing_Board_Games
Men Playing Board Games, from The Sougandhika Parinaya Manuscript (1821) [Vía Wikipedia]
Es esperable que, a medida que las industrias chilena y latinoamericana crezcan en tamaño y madurez, esta estructura cobre más forma y nos alejemos de los juegos autoeditados y de venta directa a una articulación de personas e instituciones que puedan trabajar al unísono para generar más y mejores títulos cada año.

Como en mis columnas anteriores, desarrollaré estos temas con más detalle en futuras columnas. Estaré atento a los comentarios para decidir cuáles detallar primero.