En nuestra lengua ocurre que ciertas palabras se escriben y suenan igual, pero sus significados pueden ser muy distintos. A estas palabras las llamamos ‘homónimas’, y ‘juego’ es una de ellas. Ésta puede ser el significante del verbo jugar así como también del sustantivo. En el idioma inglés, se puede apreciar mejor la diferencia entre cada concepto teniendo los términos “play” y “game”.

Por esta vez, me gustaría hablar más del término juego como sustantivo, del ‘game’ y exponer un punto de vista que al final de la lectura genere una convención y referencia sobre la cual continuar escribiendo en siguientes columnas y comentarios.

¿Qué es un juego?

Cuando comencé a desarrollar juegos y tuve esos ‘vacíos’ teóricos, respecto a ¿qué es un juego?, sumé y racionalicé cada una de las ideas de diferentes fuentes que había absorbido para llegar finalmente a la siguiente interpretación:

Existe el objeto, por ejemplo, un cubo. cuerpo geométrico simple compuesto por 6 cuadrados iguales unidos por sus bordes (ok, creo que todos entendemos qué es un cubo).

El objeto por si mismo no es muy relevante, sin embargo al asignarle un propósito, un objetivo, pasa a convertirse en una herramienta. Pensemos que el cubo anterior, es del tamaño que cabe en nuestras manos y puede ser lanzado sobre una mesa.

Ahora, si a un objeto con un objetivo, le añadimos también -a convención- ciertas reglas de cómo ser utilizado, podemos tener un juguete. Siguiendo la idea, el mismo cubo, que se puede lanzar, convenimos en que cada cara tiene un valor siendo 1 menor y 6 mayor tendremos un dado.

Pero a este “objeto con objetivo y reglas” hasta que no se le asigne un valor de estrategia, una posibilidad de desafío frente a las reglas, una adversidad para conseguir el objetivo, hasta entonces no será un juego como tal.

Resumiendo, hasta hace un tiempo creía en esto:

Un juego, es una actividad realizada con el fin de conseguir un objetivo, utilizando ciertas herramientas bajo un cuadro de reglas y que todo esto permita innumerables acciones para conseguirlo, dejando así espacio a la estrategia, al aprendizaje, al enfrentamiento y a otras habilidades naturales de un ser consciente y racional.

juegos

Esta definición propia me agrada, sin embargo no me convence. ¿Dónde queda el factor de entretenimiento?, ¿es necesario que hayan objetos en un juego?, ¿es la vida un juego?

Hace unas semanas comencé a leer un interesante libro originalmente llamado “Reality is Broken” escrito por Jane McGonigal. En este libro, la autora propone una definición de juego más intensa y acabada que la que tenía en mi mente hasta entonces. Me agradó y la acepto como la correcta. La compartiré con ustedes, citando algunos párrafos del primer capítulo ¿Qué es exactamente un juego?:

“En nuestros días los juegos se presentan en  tantas más formas, plataformas y géneros que en cualquier otro momento de la historia (…) Despejados de sus diferencias de género y cualquier complejidad tecnológica, todos los juegos comparten cuatro rasgos fundamentales: una meta, reglas, un sistema de feedback y la participación voluntaria.

La meta es el resultado específico que los jugadores procuran alcanzar.[…]La meta brinda a los jugadores la sensación de que tienen un objetivo.

Las reglas limitan las distintas maneras en que los jugadores pueden alcanzar la meta […] Su propósito es liberar la creatividad y fomentar el pensamiento estratégico.

El sistema de feedback informa a los jugadores cuán cerca están de alcanzar la meta […] El feedback en tiempo real brinda a los jugadores la promesa de que la meta es definitivamente alcanzable, y les sirve de motivación para seguir jugando.

Por último, la participación voluntaria requiere que todo aquel que esté jugando el juego acepte de manera explícita y voluntaria la meta, las reglas y el sistema de feedback. La aceptación explícita establece el fundamento común que permite que varias personas jueguen juntas. Y la libertad de ingresar al juego o abandonarlo asegura que el esfuerzo intencionalmente estresante y desafiante que demanda la actividad sea experimentado como una actividad segura y placentera.

La autora, también cita la definición del filósofo Bernard Suits respecto a qué es un juego:

Jugar un juego supone un intento voluntario de superar obstáculos innecesarios.

No puedo dejar de creer que lo que supuse anteriormente, se veía reflejado en la visión de McGonigal. Veo coincidencias en nuestras definiciones, sin embargo destaco el cuarto rasgo que ella menciona “la participación voluntaria” que yo había pasado por alto. ¿Cómo puede ser entretenido algo si no estoy consiente de la satisfacción de que voluntariamente estoy inmerso en ello y tengo la opción de conseguir un objetivo (meta) pese a las adversidades (reglas)? La respuesta era simple: ¡participación voluntaria!

participacion-voluntaria

Como mencionaba, acepto la definición de lo que es un juego bajo los cuatro rasgos de McGonigal, encuentro que lo define claramente y aplica a todos los juegos en sus diferentes géneros, tecnologías y plataformas. Con esto me guiaré en adelante y citaré como punto de referencia para próximos comentarios.

Espero que ustedes acepten esta propuesta, como para convenir y tener clara una misma visión de lo que es un juego. Sin embargo, estaré encantado de recibir sus opiniones y comentarios para debatir o reafirmar esta definición. ¿Concuerdan conmigo y McGonigal de lo que es un juego o tienen otra definición?

  • Guest

    Hola, vengo a ensuciar la sección de comentarios (?)

    Estando moviéndome por las áreas de la teoría de juegos desde hace su buen tiempo, cada vez estoy menos seguro de cómo definir que es un “juego” y que es “jugar”. Como bien dices al comienzo de la columna, la diferencia entre uno y otro es más definible en inglés que en español. Cosas del lenguaje.

    Ahora, siempre me ha gustado la definición de McGonigal,

  • Diego Barrera Riquelme

    Hola, vengo a ensuciar la sección de comentarios (?)

    Estando moviéndome por las áreas de la teoría de juegos desde hace su buen tiempo, cada vez estoy menos seguro de cómo definir que es un “juego” y que es “jugar”. Como bien dices al comienzo de la columna, la diferencia entre uno y otro es más definible en inglés que en español. Cosas del lenguaje.

    Ahora, siempre me ha gustado la definición de McGonigal, aunque las preguntas postuladas por la gente de Coursera me han hecho mucho sentido.

    La meta de un juego puede variar constantemente, o puede que hasta no tenga que existir una meta o un objetivo. Un “win state” no tiene que ser el objetivo del juego, al existir los juegos infinitos como una suerte “framework” para diversos sistemas lúdicos que se mantienen en el tiempo.

    Al no necesariamente existir una meta, si no que solo un sistema y reglas correspondientes, el feedback pierde un poco su razón de existir. Digo, sería un sistema menos atrayente al eliminar el sentimiento de estar alcanzando un objetivo o estar avanzando en pos de algo, pero no es imperativo que exista tampoco.

    Estando en el curso, también caí en cuenta que la participación voluntaria tampoco es una necesidad para disfrutar un juego o el jugar. Perfectamente podemos ser obligados por presiones sociales a entrar a un sistema de juego y reglas, y someternos a estas, pero el juego sigue existiendo y siendo juego.

    Diox, creo que me estoy enredando. De todas formas intento definir a nivel personal lo que significa un juego dentro de tres factores clave, pero eso lo dejaré para otro día.

    Quiero ver más de estos textos. Me sigue gustando discutir estos temas :3