¿Cómo parto la semana? ¿Cómo le hago todos los días? ¿Cómo vivo mi ñoñez? ¿Mi Frikismo?
Les dejo un gustito de como es en un lunes cualquiera:

06:30 – Comienza la semana. Con sólo despertar, y salir de mi cama, veo algunos manuales de rol entre mi ropa en el piso. Anoche estuve contando algo de rol a mi esposa, que lo toma como “cuentos para dormir”. Ordeno algo de eso, armo mi bolso con las cosas para la oficina y obviamente mi bolsa de dados. Agradezco a los dioses que me dieron claridad anoche para guardar los dados y no tener la desgracia de pisar uno camino a la ducha.

07:45 – En el trayecto a mi trabajo, reviso las solicitudes que tengo pendientes del viernes que quedaron en mi sección de la oficina. Asimismo, también las solicitudes de futuros postulantes de las Comunidades de Facebook y Google+ de la Adventurers League (Dungeons and Dragons), las Jornadas de Rol Coquimbo (grupo local de juegos de mesa y rol en mi ciudad), así como los boletines de noticias de algún nuevo juego para revisar. Me llega correo de que los juegos de mesa que estoy buscando han bajado un par de dólares…qué pena, aún no tengo dinero.

08:30 – Ya en el trabajo y con el primer café de la jornada, empiezo a revisar mis correos y también el estado de la Adventurers League Latinamérica de Dungeons and Dragons (de la cual soy Coordinador Regional) y mientras discuto sobre visitas de personas que consultan temas de mi trabajo, converso con gente de Costa Rica sobre las novedades de la PlayCon que se viene a fines de año. Segunda taza de café. Me gustaría estar en Costa Rica. Por el momento, gasto 5 minutos para leer mi webcomic favorito.

10:45 – La mañana avanza y junto con poder cuadrar fotos y contenido para la página de la oficina, recibo notificaciones que tengo más visitas en mi blog por la entrada que habla de las Hojas de Personaje que tengo en el sistema para jugar D&D en español, y mis reseñas de los juegos de mesa Twilight Imperium 3ra Edición y World of Warcraft. Me da una idea de un tema para el blog y hago un borrador. Lo revisaré al almuerzo. Las Comunidades de Rol de Facebook y Google+ siempre dan buena acogida a estas entradas y sigo trabajando.

12:00 – Hace hambre. Mientras me tomo el segundo café y un par de galletas, comienzo a planear mis mesas de juego para la semana, siempre y cuando no coincidan con turnos: Una mesa el Martes de rol casual para probar juegos nuevos, el miércoles las dos primeras mesas de los Encounters de Dungeons and Dragons, la tercera mesa de D&D el domingo en la tarde. Me quedan tres tares para poder armar una sesión de juegos de mesa y coordinar algún evento más grande para llamar a nuevos Roleros. Me acabo la galleta y continúo enviando correos para solicitar asistencia técnica en unos informes que debo entregar.

14:00 – Almuerzo. Anoto un par de líneas más para el borrador de la entrada en el blog. Pido algo ligero para comer, mientras hago algo de edición desde mi celular de los artículos enviados por Eme (alias “el Jefe” –wink-) para el próximo NsFLA. Me mandan un mensaje indicando que pronto hay un evento en la ciudad, donde hago demos de juegos de mesa y rol. Cruzo los dedos para estar aquí en esa fecha. Pido una fruta para el camino y comienzo a revisar en mi catálogo de mapas cuál aventura realizaré para el evento.

15:30 – Ya arreglado todo lo del evento, y esperando tener “vacaciones” para esa fecha, me preparo para una reunión de sección en la oficina en donde revisaremos avances. OMG, ¡no he realizado los avances del próximo artículo de la página que me tienen de panelista! (ok, copiar/pegar de una entrada de mi blog, igual bien). Mi esposa me mensajea preguntando si habrá un poquito de rol esta noche, no es lenguaje clave para “eso”. Realmente haré rol esta noche, y será bueno.

16:30 – Poco antes de salir, con todos los correos de la oficina respondidos, planeando una visita en terreno de un control, y por otro lado, pensando en el módulo que haré esta noche continuando el de ayer. Un par de notificaciones para que la gente esté lista para el rol casual en el FLGS, y ya estamos listos.

17:30 – Salgo del trabajo y me preparo para comprar comida. Tenemos una pequeña reunión con algunos amigos para jugar juegos de mesa cortos. En el camino se me viene una canción a la cabeza, y recuerdo que la tonada es parecida a la que usa Link para llamar a Epona. Extrañamente se me viene una idea para una sesión para el juego de rol La Llamada de Cthulhu. Llego y los juegos elegidos son Cthulhu Fluxx y Munchkin. En realidad, siempre tengo algo listo para compartir con los amigos con algún juego corto (un “filler”, porque son cortos, y puedes jugar varios en un período de tiempo determinado). Comentamos sobre comics, y nuevas series de TV que se vienen (le tengo mucha fe a Gotham). Cuando se van, mi esposa me hace el recordatorio de la continuación del módulo de anoche. Saco mis dados y mis manuales de Victoriana RPG.

23:50 – Termino el día con el módulo de rol que empecé ayer, y me percato que entre muchas cosas, mi vida cotidiana está más que influenciada por ser “geek” o “ñoño”. Es algo diario. Es algo orgánico.